Servicios

Menopausia prematura o precoz

Menopausia prematura o precoz

Menopausia prematura o precoz

La menopausia precoz es la desaparición de la menstruación y de la función ovárica en mujeres por debajo de los 40 o 45 años. Este hecho hace que las mujeres pierdan la capacidad reproductiva antes de tiempo y padezcan algunos síntomas de ciertas enfermedades, que son propias de edades más avanzadas.

En la menopausia precoz se produce una disminución importante de la cifra de estrógenos y se pierde la protección natural contra enfermedades. Esto significa que hay mayores riesgos de sufrir problemas cardíacos, accidentes cerebrovasculares y osteoporosis.

Si bien la menopausia es una parte natural del envejecimiento, para algunas mujeres llega demasiado pronto. Un 6% de las mujeres atraviesan la menopausia prematura antes de los 40 años, dejando de ser fértiles en una edad temprana.

Se considera que la menopausia ocurre cuando una mujer deja de ovular, disminuyendo su producción de estrógenos y cesando su período menstrual. Generalmente la mayoría de las mujeres alcanza la menopausia entre los 45 y 55 años, siendo la edad promedio de 51 años.

Muchas veces la menopausia precoz es producida por tratamientos contra el cáncer o cirugías de extirpación de útero u ovarios. También es importante destacar que aquellas personas que tienen el hábito de fumar son más propensas a sufrir una menopausia precoz. Pero existen casos en que los ovarios dejan de producir óvulos de forma espontánea y la causa subyacente no se puede determinar.

Para la mayoría de las mujeres la pérdida de fertilidad afecta tanto física como psicológicamente, sobre todo si acontece antes de tener hijos.

No se puede explicar por qué la menopausia prematura es más frecuente en las mujeres más pobres, sabiendo que factores como el tabaquismo, la obesidad y la falta de ejercicio han sido tomados en cuenta y, aún así, la clase social se mantiene como un factor de riesgo independiente.

SÍNTOMAS DE LA MENOPAUSIA PREMATURA

El primer síntoma suele ser la irregularidad en la menstruación. En este caso los síntomas de la menopausia pueden comenzar mientras las mujeres aún están teniendo períodos menstruales, y tienden a ser más fuertes a medida que los períodos menstruales se producen con menos frecuencia.

Los síntomas de la menopausia prematura son iguales a los de la menopausia a cualquier edad y pueden incluir:

  • Sofocos y sudores nocturnos.
  • Dolores de cabeza.
  • Disminución de la libido.
  • Cambios en el ciclo menstrual (incluyendo cambios en los patrones de sangrado).
  • Irritabilidad alternada con períodos de depresión.
  • Cambios de humor.
  • Problemas urinarios, incontinencia o mayor frecuencia de la micción.
  • Sequedad vaginal.
  • Insomnio.
  • Baja autoestima.
  • Cambios en el peso.
  • Dolor al mantener relaciones sexuales.
  • Inflamación de la vagina y el útero.
  • Sequedad de la piel, los ojos o la boca.

Para algunas mujeres la primera señal de menopausia prematura suele ser la dificultad o incapacidad para quedar embarazadas. Tomar la decisión de buscar o no un tratamiento depende de la cantidad de síntomas, de su intensidad y de cómo interfiere en la vida diaria.

CAUSAS DE LA MENOPAUSIA PREMATURA

Existen dos causas que son las más comunes en la menopausia precoz:

  • El fallo ovárico prematuro (el ovario empieza a funcionar de manera insuficiente).
  • La histerectomía (la extirpación de los órganos genitales femeninos: ovarios, trompas de Falopio y útero).

Se calcula que el fallo ovárico prematuro afecta a una de cada 250 mujeres de 35 años.

La menopausia precoz puede deberse a la terapia para combatir el cáncer (histerectomía por cáncer de ovarios), así como al tratamiento con radioterapia o quimioterapia. También puede anticiparse la menopausia por el consumo de determinados fármacos, con grandes dosis de hormonas.

Otras causas:

    • Enfermedades autoinmunes: entre un 10-30% de mujeres la menopausia precoz se debe a hipotiroidismo, enfermedad de Crohn, lupus eritematoso sistémico o artritis reumatoidea.
    • Condiciones genéticas: el fallo ovárico familiar (FOF) y la galactosemia. Entre un 5 y un 30% de mujeres con menopausia precoz tienen un antecedente familiar con el mismo problema (relación genética). La hiperplasia suprarrenal congénita o el síndrome de Turner pueden provocar menopausia prematura.
    • Infecciones virales: como las paperas o el citomegalovirus.
    • Causas desconocidas: fallo ovárico idiopático.

DIAGNÓSTICO DE LA MENOPAUSIA PRECOZ

Se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Historia clínica (antecedentes familiares).
  • Exploración física y analítica de sangre (estudio hormonal en las distintas etapas del ciclo menstrual).
  • Estudiar causas de la amenorrea (ausencia de menstruación), como pérdida extrema de peso, alteraciones hormonales y algunas enfermedades del sistema reproductor.
  • Determinar si existen enfermedades autoinmunes.
  • Descartar la presencia de problemas genéticos.

Los niveles bajos de estradiol, que son una forma de estrógeno, pueden indicar que los ovarios comienzan a fallar.

La prueba analítica más importante es la medición en sangre de la hormona folículo-estimulante (FSH). Esta hormona es la que activa que los ovarios produzcan estrógeno

TRATAMIENTO DE LA MENOPAUSIA PREMATURA

No existen tratamientos que puedan hacer que los ovarios vuelvan a funcionar. Sin embargo, existen casos extraordinarios en los que los ovarios comienzan a trabajar de nuevo por razones desconocidas (1% de los casos).

Las mujeres con menopausia precoz tienen un largo período de vida post-menopáusica y por ello tienen un mayor riesgo de sufrir problemas de salud como la osteoporosis o las enfermedades del corazón. Para estas mujeres se puede recomendar la terapia de reemplazo hormonal (TRH).

Esta terapia no es aconsejable en:

  • Casos de cáncer de mama o de útero.
  • Antecedentes de trombosis.
  • Enfermedades hepáticas graves.
  • Sangrado vaginal no diagnosticado.
  • Enfermedades del corazón.
  • Derrame cerebral.

Los efectos secundarios más comunes de la terapia de estrógeno son los dolores de senos y las náuseas. A su vez la progesterona puede causar efectos secundarios como depresión, hinchazón y cambios de humor.

La menopausia prematura puede afectar de manera importante a nivel emocional a aquellas mujeres que la sufren, por los siguientes motivos:

  • El dolor ante la perspectiva de no poder tener hijos.
  • El miedo a envejecer antes de tiempo.
  • El temor a que la pareja no la encuentre sexualmente atractiva.
  • Problemas de autoestima.

El asesoramiento psicológico y los grupos de autoayuda pueden ayudar de manera positiva a las mujeres que padezcan esta condición.

Al ser la menopausia precoz un hecho poco habitual es necesario acudir al ginecólogo, para que éste determine las causas y el tratamiento apropiado a seguir para disminuir los síntomas. Igualmente es importante acudir si hay antecedentes familiares de enfermedad autoinmune como el hipotiroidismo, la enfermedad de Graves o lupus.

En definitiva, si se detecta cualquier defecto o retraso en la menstruación, lo aconsejable es acudir cuanto antes al ginecólogo para que éste pueda hacer el diagnóstico adecuado.

Volver a Consejos Saludables

Menopausia prematura o precoz